Grupo Sepulvedana

Pagos en LíneaCorreo

¡HAGAN SITIO, POR FAVOR!

¿Recordáis la vieja fábula del pueblo de Hamelín?... aquella historia del flautista misterioso que libraba a una aldea de una terrible plaga de ratones y más tarde, enfadado con los aldeanos por el mísero pago de sus servicios, se vengó dejando el pueblo vacío de niños y niñas, que le siguieron al bosque embrujados con la dulce música de su flauta.
A partir de este cuento podemos hacer un pequeño juego de reflexión, modernizando a los personajes y situándolos en un contexto urbano. Así, también en nuestro cuento moderno hay una plaga que invade las calles, sólo que no es de roedores sino de máquinas peligrosas, ruidosas y contaminantes. Y la impresión es de que llegaron con intención de quedarse indefinidamente porque, en este caso y a diferencia de la fábula, la población no se alarma ni se moviliza para buscar una solución; la mayoría ha aceptado la situación sin rechistar, incluso tan contenta. 
Y eso que, en este nuevo cuento, las niñas y los niños también han desaparecido. ¿Dónde están? Aquí no hay flautista ni bosque; son los propios papás y mamás quienes han retirado a los pequeños de las calles para mantenerlos a resguardo en las casas y otros lugares protegidos: las escuelas, los parques infantiles, las actividades extraescolares. Las calles de la ciudad pierden a su infancia y, en ese proceso callado e insidioso, han ido perdiendo seguridad, capacidad de acogida, amabilidad, alegría, vida. 
Si el cuento acabara aquí, sería un triste final, pero afortunadamente algo se mueve. Pueden contarse otras historias: las pequeñas rebeliones de personas y grupos, aún minoría, que ayudan a la ciudadanía a mirar con ojos nuevos –y críticos- lo que la costumbre o la resignación ha convertido en aceptable. Nuevas corrientes e ideas que, como una saludable ventolera, sacuden los cimientos -ideológicos, políticos y técnicos- que han permitido construir esas urbes inseguras, antipáticas y vacías de infancia.
Nuevas posibilidades, otros mundos que, si queremos, pueden estar en el nuestro; un viaje al futuro que nos permite vislumbrar ciudades seguras y alegres donde, otra vez, niños y niñas juegan en las calles.
La Educación Vial se hace imprescindible para guiar en este viaje hacia, ojalá, un futuro mas cercano. 


Agradecimientos a http://escueladeeducacionvialssreyes.blogspot.com.co/2017/02/hagan-sitio-por-favor.html por su información 

Tags

>> Regresar

 

Contáctenos

Dejar este campo vacio:


Adefam Cseaa - InsiaBureau Veritas
© 2016 Sepulvedana Group | All rights reserved.
Site Map | Legal Notice | Privacy policy | Web Design
Empresa del año Pacto Global
DEA EGF
Contacto +57 (1) 7460154
Correo info@transloyola.com