Pagos en Línea Correo

EDUCAR A LOS ESCOLARES EN LA ACTUALIDAD: DESAFÍO Y SATISTACCIÓN

EDUCAR A LOS ESCOLARES EN LA ACTUALIDAD: DESAFÍO Y SATISTACCIÓN

Educar en escolares en la era moderna, se convierte en un reto, pero al mismo tiempo en una de las más grandes y satisfactorias tareas. Sin duda alguna, los esquemas formativos han variado, y el hecho de intentar formar a los escolares, tal y como lo hicieron nuestros padres en el pasado, es imposible de cubrir y siquiera comparar en todos los aspectos. Además, de que muchas veces no resulta efectivo.
 
Los escolares, actualmente están expuestos a diversos y rápidos cambios que incluyen: crecer y desarrollarse en medio de hogares donde ambos padres trabajan, convivir en ambientes donde se gestan cambios continuamente debido al impacto de los grandes hallazgos tecnológicos; como, por ejemplo: la internet y los videojuegos, pasando por la vulnerabilidad propia de los inconvenientes y cambios en la adolescencia.
Por otra parte, la influencia que tienen los medios de comunicación, resulta cada vez más enfática, y presenta a los escolares cada vez estándares más altos, e ideales por alcanzar, en torno a: la belleza, el poder, el dinero, el éxito y la fama, por mencionar algunos contextos. Lo cual, trae como consecuencia, que sus progenitores se pregunten si lo están o no haciendo bien, y experimenten inseguridad y angustia paralelamente, en referencia a la forma en que están educando a los escolares.
Los padres, de la actualidad, tienen mínimas certezas y gran cantidad de dudas, sobre la calidad de la formación y educación de sus hijos. Frecuentemente, el hecho de buscar querer hacer las cosas bien, resulta en una permanente vacilación en medio de las situaciones familiares propias de la vida moderna. Sí castigan o no se imparte disciplina, sí colocan límites o si por el contrario son más flexibles, y permiten ciertos comportamientos. Ser padres, hoy por hoy, representa para los progenitores millennials, un dilema entre lo correcto e incorrecto, lo que debe y no hacerse, lo que se debe y no exigir a los niños. Situación que les hace vivir un afán, en la búsqueda constante de respuestas, para hacer frente, de manera exitosa, a este gran reto.
Sin embargo, no todo resulta negativo o abrumador. Por otro lado, los padres millennials, tienen muchas más oportunidades de educación y desarrollo profesional en paralelo. Cuentan con más conocimientos sobre el desarrollo infantil y juvenil; tienen a su alcance fuentes de ayuda con las cuales antes no se contaba. Al mismo tiempo, los escolares, están cada vez más instruidos, abiertos a diversas culturas, y con gran disposición y capacidad de aprender e indagar en el mundo.
Están en boga, la literatura sobre la crianza infantil, a esto se le añaden las consultas a pedagogos, orientadores, psicólogos y especialistas diversos en el área, para tratar a los escolares, partiendo de sus emociones, y formándolos desde luego, resilientes desde temprana, edad. Aunado a esto, como herramientas para los padres, se les suman: los programas de televisión y radio, las asesorías familiares, y todas las alternativas que se expanden para cubrir las necesidades de estos, en pro de que desempeñen una crianza positiva.
Todo lo anteriormente expuesto, nos conduce a la siguiente conclusión: “los papás no vienen con un manual debajo del brazo”, aunque trillada, esta frase resulta cierta, por esto la necesidad y deseo de los progenitores, de aprender y deformarse para ser mejores padres consecuentemente.
Hay que destacar que son muchas las formas mediante las cuales se pueden desarrollar habilidades y destrezas, para que los padres transmitan a los escolares, valores, además de que inculquen hábitos, y fortalezcan su autoestima. Y en simultaneo corrijan comportamientos para que establezcan relaciones sanas con el entorno, y sobre todo con su familia.
Aún y cuando la educación y la formación para los escolares, suele ser difícil, esto no significa que la crianza se deba convertir en la carga que llevar a cuestas. Los hijos deben ser una fuente de placer y al mismo tiempo de satisfacción. Los padres, pueden enseñarles: inclusión, amor, paciencia… El hecho de compartir experiencias con otros padres, indagar acerca de los descubrimientos de la psicología infantil, aprender de los errores y triunfos de otros padres, así como conocer a nuestros hijos, confiar en nuestras capacidades como adultos, en la institución, en el sentido común; es algo llena de riqueza y sabiduría.
Hay que tener presente, que no sé es padre perfecto, pero hay que tener en cuenta que es necesario cada día, fortalecer aún más los lazos de afecto y cariño con los escolares, y para conseguirlo, es preciso disfrutar y compartir con los niños. La presencia consecuente, brinda a estos el modelo de amor y vida estable.
Establecer límites y reglas, así como enseñarles las razones por las cuáles es fundamental aceptarlas y cumplirlas, es esencial. También es primordial, fomentar una relación con base en el respeto mutuo, en la comprensión y en el cariño, incluso ante la autoridad. Además, es imprescindible inculcar la aceptación, el desarrollo personal y social, el comprender y aceptar al otro, ser empático, respetar su forma de pensar y opinar.
Enseñarles los valores con ejemplos, indicarles lo que queremos transmitir, incentivarlos a quererse y respetarse, y así crear una fuerte autoestima, siendo ésta, una herramienta esencial para manejar el mundo, y que luego el escolar, pueda tomar sus propias decisiones, comunicarse con respeto y de forma asertiva, respetando las reglas, pero también conociendo sus emociones, necesidades y sentimientos. Aunado a esto, es conveniente estimular el humor, el optimismo, y las actitudes positivas, para hacer de su vida una experiencia más amigable, y que tengan la capacidad de enfrentarse tanto al éxito como el fracaso, todo con tranquilidad y confianza.

Tags

>> Regresar desde aquí

 

Contáctenos

Dejar este campo vacio:


Adefam Cseaa - InsiaBureau Veritas
© 2019 Transloyola | All rights reserved.
Site Map | Legal Notice | Privacy policy | Web Design
Empresa del año Pacto Global
DEA EGF
Contacto +57 (1) 7460154
Correo info@transloyola.com